PROYECTO DE EDUCACIÓN SEXUAL Y CONSTRUCCIÓN DE CIUDADANÍA - PESCC


PRESENTACIÓN


Con este proyecto en el Instituto de Educación Básica Nuestra Señora de Belén se busca brindar aportes para la formación integral de la comunidad a partir de su realidad cotidiana.

Se considera que la ejecución progresiva y consistente de este proyecto propiciará el crecimiento personal de toda la comunidad educativa, permitirá confrontar sanamente los criterios, exponer libremente las ideas, prejuicios, dudas y temores con actitud desprevenida y autocrítica en el marco de un profundo respeto por la diferencia.

Se hace énfasis en el educando como eje de nuestro quehacer, buscamos integrar una salí pero flexible traída como padres de familia, estudiantes y educadores para ser cada día mejor, en coherencia con nuestra naturaleza trascendente y teleológica hacia una meta espiritual que ha de proyectarse en todas y cada uno de nosotros día a día.

Así pues, este proyecto holístico, esencialmente formativo y está dirigido a todos los estamentos de la comunidad educativa.

INTRODUCCIÓN



En la Institución Educativa Nuestra Señora de Belén, se elabora el proyecto de educación sexual con la participación activa de docentes, padres de familia, estudiantes y comunidad en general, esperando se tenga en cuenta un gran sentido de responsabilidad, para poder desarrollar los valores necesarios y así obtener un mejor crecimiento en nuestra sexualidad tal como se debe orientar, pues la educación sexual, más que una simple transmisión de conocimientos debe ser un compromiso de toda la comunidad educativa, en especial dirigida a los niños para conducirlos a una madurez como personas autónomas, responsables, originales y con claro sentido de la vida, nosotros como educadores debemos contar con una preparación que exige cualidades como la verdad, la fidelidad, la honestidad, la comprensión y todo esto ayudado con la claridad y así en nuestra misión como educadores mejoramos a las personas integralmente, puesto que el hombre es uno en todas sus dimensiones y se debe abarcar toda la persona humana y desarrollarla de manera armónica.

La sexualidad pertenece a la esencia de la persona, es una riqueza de todo el ser, la educación sexual debe trascender al sentido de la sexualidad como don de Dios y no como simple instrucción sobre temas biológicos, teniendo en cuenta que en la sexualidad es necesario responder con claridad la verdad, actuando siempre como verdaderos educadores, para manejar este tema se hace necesario una buena formación del carácter, dominio de sí mismo, una jerarquía de valores donde se vea el sentido del respeto por la persona humana.

Por último el proyecto está desempeñando desde una concepción sincrética del ser humano, en consecuencia se encuentra útilmente enmarcado en tres aspectos congruentes en nuestra esencia humana, aunque claramente delimitados, a saber: Educación Sexual, Escuela de Padres y Pastoral.


JUSTIFICACIÓN



La ejecución seria de este proyecto es una necesidad sentida en el plantel, ya que en todos sus estamentos observamos confusión, inconsistencia y disparidad de criterios. Urge por lo tanto poner en práctica lo que se nos pide en el proyecto de vida “columna vertebral” de nuestro devenir en el centro y sobre todo teniendo en cuenta que la educación es un proceso de formación permanente acorde a las necesidades de la persona, la familia, la sociedad y en ellas la relación permanente entre padre e hijos, profesores – estudiantes, padres y profesores.

Tomando la sexualidad como una relación socio-afectiva, biológica, donde se fundamenten los principios afectivos y valores en la integración social y así dar a conocer la sexualidad con los valores respectivos como son: El respeto a la vida, la autoestima, la equidad, el conocimiento de sí mismo, la trascendencia, las inquietudes actuales respecto a la sexualidad.

MARCO INSTITUCIONAL



El instituto inquieto por impartir una formación integral que abarque todo el ser y comprometa a la comunidad, considera la oportunidad tan maravillosa que tienen los educadores, para sumir un protagonismo necesario en el tema de la sexualidad.

Al elaborar el proyecto de educación sexual en el plantel se ha querido unir sexualidad humana, familia y calidad de vida con ello se está cualificando la sexualidad en la línea de los valores. Sabemos que nuestra sexualidad adquiere sentido cuando se convierte en un valor que nos ayuda a crecer, a ser personas constructivas, a servir en una permanente actitud de autoestima. No decimos “rescatar valores” sino “significar los valores” de acuerdo con los parámetros de la nueva ley de educación, transformándolos e innovándolos como todo proceso cultural serio que estamos llamados a realizar.


MARCO LEGAL



El decreto 080 de 1974 emitido por el MEN planteaba la sensibilización hacia la sexualidad y el artículo 68 de la Constitución Política de 1991, precisa la importancia de la misma dentro de los planteles educativos, es el artículo 4 de la resolución No. 03353 del 2 de julio de 1993, con precedencia de la corte constitucional, la que determina la obligatoriedad de dicha educación y fija además directrices pertinentes a la misma.

Las directivas ministeriales del 15 y 30 de octubre y del 15 y 30 de noviembre de 1993 fijan los parámetros curriculares, la responsabilidad de toda la comunidad, los énfasis y las pautas para la elaboración del proyecto pertinente, así como el papel del educador y de la familia y la metodología entre otras precisiones.


OBJETIVO GENERAL



Propiciar el desarrollo integral de cada uno de los individuos que conforman nuestra comunidad educativa, medianamente la aclaración, el desarrollo y el afianzamiento de valores propios de la calidad espiritual y social de la persona, para procurar su proyección positiva en el presente y futuro inmediato en el compartir con los demás sentimientos de afecto, respeto y amor, únicos valores que hacen posible concebir una sociedad donde la tolerancia, la ternura y la libertad son una realidad en un proyecto de vida.

OBJETIVOS ESPECIFICOS



 Tomar conciencia que la educación sexual de una persona, comienza con el nacimiento y dura para toda la vida.

 Ser capaz de tomar decisiones responsables con respeto a la sexualidad y el ejercicio de la misma.

 Estar preparado para comprender y desarrollar una vida en pareja y eventualmente construir una familia.

 Fortalecer los compromisos de la familia mediante un renovado amor y respeto en la pareja.

 Armonizar las relaciones de toda la comunidad educativa, buscando formas o actitudes de comprensión, tolerancia, comunicación y diálogo.

 Propiciar la capacidad de confrontar las visiones de trascendencia entre los diferentes credos religiosos, confesiones cristianas y sectas presentes en el contexto socio-cultural y religioso.

METAS



Con la ejecución de este proyecto se espera alcanzar un optimo desarrollo integral de todos lo individuos de la comunidad educativa, en forma secuencial.

a. Primera fase: Difusión del proyecto y sensibilización - año 2002

b. Segunda fase: Motivación e inducción - año 2003

c. Tercera fase: Ejecución plena del proyecto - año 2004

RECURSOS



Humanos:

a. Integrantes de la comunidad educativa como sujetos multiplicadores conceptuales y operativos.

b. Integrantes del comité como dinamizadores de procesos.


Materiales:

. Acordes a la propuesta de trabajo: Fotocopias, audiovisuales, plegables, etc.

Económicos:

El presupuesto institucional destinado al proyecto.


ORGANIZACIÓN



Para la administración del proyecto, el comité se reunirá periódicamente con el fin de planear y evaluar el proyecto de acuerdo con los objetivos planteados en la fase correspondiente.

En cuanto a la parte operativa, una vez obtenido el visto bueno de las directivas del centro, se aplicará la metodología planeada: Personalizada, vivencial, centrada en talleres para todos los estamentos.


ESTRATEGIAS



Se emplearán las técnicas usuales de trabajo en grupo: Foro, mesa redonda, Philips 6-6, diálogos, entrevistas, etc.

La acción individualizada de la orientadora será un aporte valioso al proyecto según los objetivos propuestos.


EVALUACIÓN



a. Evaluación conceptual al finalizar cada uno de los eventos propuestos para el año lectivo.

b. Evaluación del aspecto operativo una vez efectuadas las actividades propuestas en cada fase.

c. Evaluación integral del proyecto, con toda la comunidad, al finalizar el año lectivo.

Cada aspecto de la evaluación servirá como punto de partida para la toma de decisiones pertinentes.