Estructura pedagógica del modelo aceleración del aprendizaje



En esta estructura se integran todos los elementos que tienen que ver con los procesos de enseñanza y aprendizaje al interior de las aulas de Aceleración.

El Modelo está centrado completamente en el estudiante, de modo que todas las acciones están dirigidas hacia su desarrollo integral. Se pretende lograr el fortalecimiento de su autoestima a partir de la recuperación de su autoconfianza, enfatizando en sus fortalezas, presentándole desafíos que él puede llevar a cabo y celebrando individual y grupalmente los éxitos alcanzados.

En Aceleración del Aprendizaje se le otorga igual importancia a la comprensión de conceptos, al aprendizaje de procedimientos, al desarrollo de habilidades y a la formación de actitudes dirigidas a la recuperación de la confianza en sí mismo, todo esto partiendo de sus conocimientos previos y buscando la aplicación de lo aprendido en diferentes contextos. Por esto se dice que Aceleración del Aprendizaje apunta al desarrollo integral del estudiante. Los procesos de enseñanza y aprendizaje en el Modelo están fundamentados en la Teoría del Aprendizaje Significativo propuesta por Ausubel en la década de los sesenta. Esta teoría, que continúa mostrando desarrollos y sigue vigente, plantea que el estudiante aprende un conocimiento (un concepto, un procedimiento, una norma, un valor, etc.) atribuyéndole un significado, lo que quiere decir que este conocimiento tendrá implicaciones sobre su aprendizaje y su vida misma, y podrá utilizarlo como base para incorporar nuevos conocimientos. Para lograrlo, la rutina de clases se estructura siguiendo los principios de esta teoría psicológica.

Los procesos de enseñanza-aprendizaje se llevan a cabo en el aula mediante el trabajo por proyectos. En estos proyectos los conocimientos de las áreas básicas del plan de estudios se integran de manera interdisciplinaria, con tiempos establecidos y productos parciales. La evaluación permanente de esta dinámica permite a los estudiantes obtener resultados exitosos en un tiempo corto. Con la ejecución de los proyectos se favorece el desarrollo de competencias comunicativas, resolución de problemas, conocimiento del entorno, trabajo individual y grupal, desempeño de roles, etc.

Estructura de los proyectos del modelo aceleración del aprendizaje


El Modelo Aceleración del Aprendizaje se desarrolla a partir de ocho (8) proyectos interdisciplinarios que articulan los conceptos propios de las áreas de Matemáticas, Lenguaje, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales y el desarrollo de Competencias Ciudadanas.

El Modelo Aceleración del Aprendizaje, como se estableció en su definición, tiene como objetivo central fortalecer la autoestima y la confianza en sí mismo en cada uno de sus estudiantes, logrando el desarrollo de competencias básicas y ciudadanas en un año lectivo, para promoverlos a sexto grado.

Los proyectos están articulados entre sí para apuntarle al objetivo del Modelo. Por esto, se desarrollan a partir de un principio de complejidad creciente, abordando los conocimientos secuencialmente. Se avanza desde las situaciones de aprendizaje y los conceptos más cercanos al estudiante hasta los más globales y abarcadores, respondiendo a la naturaleza disciplinar de cada una de las áreas del currículo.

Una vez familiarizado con el Modelo, el estudiante se enfrenta al desafío de responderse la pregunta "¿Quién soy yo?", proyecto que lo llevará a centrarse en sí mismo para descubrir aspectos de su identidad que le dejan ver sus habilidades, talentos y debilidades. Posteriormente se avanza por diferentes contextos como la escuela, el barrio y el municipio, hasta llegar a Colombia y al Planeta Tierra; estos proyectos le permitirán identificar su forma de relacionarse con los demás y con su entorno y la responsabilidad que tiene con su comunidad.

Todos los proyectos del Modelo se articulan para alcanzar el objetivo de Aceleración del Aprendizaje y fueron diseñados pensando en el fortalecimiento de la autoestima de los estudiantes y en el desarrollo de competencias básicas. Cada proyecto tiene un objetivo al que se orientan todas las actividades a desarrollar.

El proyecto tiene un objetivo central y está organizado por subproyectos que presentan contextos que favorecen el análisis de aspectos formales del conocimiento de manera interdisciplinaria y aportan al cumplimiento de dicho objetivo. El propósito es que los docentes vean los subproyectos como fases o etapas del desarrollo del proyecto, con unos productos tangibles permitirán a los estudiantes evidenciar sus avances y creaciones a corto plazo, lo que fortalece su autoestima en la medida en que van alcanzando las metas propuesta. Cada uno de estos subproyectos presenta diariamente situaciones de aprendizaje en las cuales el estudiante pone en juego sus competencias, plantea hipótesis y las verifica. Se trata de situaciones de aprendizaje caracterizadas por la formulación de preguntas y la búsqueda de respuesta a ellas, la resolución de problemas a partir de situaciones de la vida cotidiana, la motivación de los estudiantes, el tratamiento claro y juicioso de conceptos, la investigación, el debate argumentado y la evaluación permanente.

El producto de cada subproyecto es el pretexto que orienta las investigaciones, favorece el trabajo en equipo, la toma de decisiones, la organización, el establecimiento de acuerdos de convivencia, la asignación de roles y funciones, la planeación, la anticipación y la evaluación de los compromisos adquiridos. El producto es el "hilo conductor" que mantiene el interés del estudiante y que a su vez le permite al docente articular los aspectos formales del conocimiento que se requieren para la elaboración del producto. De esta manera, el producto se convierte en la meta que impulsa cada sesión y que permite que cada estudiante, desde sus conocimientos y habilidades, contribuya a un aprendizaje colectivo, reconociendo que su participación y aportes son fundamentales para la elaboración del producto final.